wifi_domestico

Siete consejos para que el WiFi de casa funcione mejor

De nada sirve tener la fibra óptica más avanzada en casa si la red WiFi luego nos da problemas y la velocidad máxima teórica que una conexión es capaz de darnos siempre va a estar limitada por la configuración de la red WiFi.

Sí, una red WiFi moderna es capaz de alcanzar una velocidad teórica de descarga de hasta 1 Gbps (con el estándar 802.11ac) pero en realidad son muchos los factores que hacen que esa cifra se vea reducida.

Pero con unos pequeños cambios, y entendiendo cómo funcionan estas redes, es posible exprimir mejor la capacidad de transferencia disponible. Si el WiFi de casa te va lento, estos siete consejos te ayudarán a mejorarlo.

BUSCA UN LUGAR MÁS ADECUADO PARA EL ROUTER

Los routers WiFi rara vez son atractivos pero si tratamos de esconderlos detrás de una estantería o en el cajón, la señal va a tener dificultades para llegar a los dispositivos. El emplazamiento ideal de un router es en el centro de la habitación y en alto, lejos de las paredes y de otros dispositivos y objetos metálicos.

Es comprensible que no queramos ponerlo justo en el centro del salón, pero lo ideal es buscar un lugar en una mesa o una estantería a media altura, cerca del centro de la casa, y asegurarse de que no tiene muchas obstrucciones alrededor.

CAMBIA DE CANAL

Hoy en día todo el mundo utiliza redes WiFi y si vivimos en una ciudad, eso quiere decir que nuestra red compite con la de nuestros vecinos en el uso del espacio radioeléctrico disponible. Los estándares modernos de WiFi incluyen protecciones contra interferencias pero es inevitable que se produzcan si hay muchas alrededor.

Si tienes acceso a la configuración del router, es posible cambiar el canal de emisión a uno con menos tráfico. Hay aplicaciones para móvil (como Wifi Analyzer) que escanean redes cercanas y te permiten saber qué canales están menos cargados.

CAMBIAR LA ANTENA

No todos los routers permiten hacerlo y en algunos de los más recientes el diseño está precisamente optimizado para que no se vean pero si la antena o las antenas del router WiFi pueden extraerse, es posible comprar unas de mayor tamaño con las que conseguir mayor cobertura. Es importante que la antena esté extendida hacia arriba, perpendicular a la base del router.

Algunos trucos, como usar una lata de cerveza o refresco abierta longitudinalmente y en forma parabólica en la antena, pueden ayudar a ganar algo de cobertura, sobre todo si el router está pegado a una pared, pero generalmente no merecen la pena.

PASA A LOS 5GHZ

Si todos los canales están saturados, considera usar una red inalámbrica que emita en 5 Ghz en lugar de 2,4 Ghz (la habitual en conexiones WiFi). Desde la utilidad de configuración del router, si es relativamente moderno, es posible crear estas redes.

Las redes que emiten en 5 GHz tienen algo menos de alcance que las que emiten en 2,4 Ghz pero también suele ser un espacio más libre de interferencias. Asegúrate, eso sí, de que tus dispositivos son compatibles con estas frecuencias. Algunos productos antiguos pueden ser compatibles sólo con redes WiFi de 2,4 Ghz.

.